Comunicados y Noticias de nuestro interes

Mensaje del Parroco Marzo 24 2020

Mensaje del Parroco Marzo 23 2020

Mensaje del Parroco Marzo 20 2020

Comunicado Santa Barbara Sobre COVID 19

Mensaje del Rev. Alvaro Huertas

 

Querida familia: los extrañamos y rezamos vigorosamente por ustedes; su salud y seguridad. Todos muy preocupados y tristes con la difusión del COVID-19, que ha impactado al mundo.

Pero seguimos de, la Mano con la Santísima Trinidad. Acompañando a nuestra gente, en cada Parroquia de nuestra Arquidiócesis de Miami. Llevando a Jesucristo Cristo a todos. Por medio de este

YouTube:

 

Facebook:

para cumplir el mandato del Señor. esta es nuestra misión. Nuestra prioridad es y siempre será satisfacer las necesidades espirituales de nuestros feligreses. La decisión del arzobispo Wenski de suspender las misas, y las reuniones de los ministerios algo difícil, por la pandemia mundial, en coherencia con las autoridades civiles del Estado. Nuestra oficina está abierta (en este momento para atender cualquier necesidad continuamos aceptando sus intenciones como de costumbre que soliciten por teléfono Como familia parroquial, unámonos en oración y apoyemos a los más vulnerables: los pobres, los desempleados, los padres que no tienen quien les cuide los niños. De manera especial, apoyemos a las personas mayores, enfermos, los que se sienten; aislados y tristes. En el espíritu de Cuaresma, abrazando las obras de misericordia con celo y espíritu de gratitud y generosidad hacia los demás.

Unámonos en oración por el descanso eterno de los que han fallecido, por la salud de los que están enfermos y el sufrimiento de muchos, por la fortaleza de la comunidad médica y los trabajadores de la salud y cuidadores en las líneas del frente.

agradecemos a todos ustedes por el sentido de pertenecía por la has forma como nos están apoyando en nuestra misión, y les pedimos que no se olviden de seguir apoyando el trabajo de la Iglesia.  Nuestra parroquia depende de sus donaciones financieras semanales para continuar los ministerios en este momento crítico y difícil cuando no podemos ir a misa. Si puede mantener sus donaciones económicamente, utilice este tiempo para hacer la transición a donaciones en línea usando este enlace:  https://www.santabarbaradn.org/donate.

Agradecemos sus ofrendas en palabras y hechos.

recursos disponibles para su crecimiento espiritual durante este tiempo: La Santa Misa, utilicen su biblia, leer la Pasión de Cristo

PARA LA CUARENTENA, AQUÍ EL LINK DE PELICULAS CATOLICAS PARA QUE LAS VEAS

PADRE PÍO DE PIETRELCINA

https://www.youtube.com/watch?v=Ho_iKLSPcHM

SAN AGUSTÍN

https://www.youtube.com/watch?v=hQGagdALGkQ

UN DIOS PROHIBIDO

https://www.youtube.com/watch?v=sw_3J8NPLUU

SAN FRANCISCO DE ASIS

https://www.youtube.com/watch?v=nIEZ7HIbnQE

SAN MARTIN DE PORRES

https://www.youtube.com/watch?v=vRCy9B6GT84

SAN IGNACIO DE LOYOLA

https://www.youtube.com/watch?v=0G7hsNDvArU

SAN DAMIÁN DE VEUSTER

https://www.youtube.com/watch?v=vQVgb4FI6V8

SAN JOSÉ

https://www.youtube.com/watch?v=AJc_DqORJNE

ABRAHAM

https://www.youtube.com/watch?v=Sk7s-lbXdOc

GIUSEPPE MOSCATI - EL MÉDICO DE LOS POBRES

https://www.youtube.com/watch?v=eh_6mqS1LIU

SAN JUAN XXIII

https://www.youtube.com/watch?v=uvlqKHmntZA

SAN ANTONIO DE PADUA

https://www.youtube.com/watch?v=QPP546OAL7Q

SAN JUAN BOSCO

https://www.youtube.com/watch?v=fkDBa-DSMn4

SAN MAXIMILIANO KOLBE

https://youtu.be/QTe3Bw9xLIU

TRES MONJES REBELDES

https://youtu.be/CZmGCAGLWBg

Durante estos tiempos inciertos, estamos seguros de una cosa. Jesucristo es el Señor y nos ama a todos. Salmo 91 AL AMPARA DEL ALTISIMO, A LA SOMBRA DEL PODEROSO, Él es nuestra fuerza y ​​nos guiará a través de la tormenta. Oremos siempre Por nosotros y el Mundo sus familias y nos unimos a sus intenciones, y sepan que estamos aquí para ayudarnos. Unidos en Cristo, padre Alvaro.

Comunicados de la arquidiócesis

Carta Arzobispo Reapertura Templo 5-18-2020

Ahora es el momento de la misericordia

Mensaje Arzobispo Abril 3 de 2020

Comunicado 3 Arquidiocesis: Suspension de misas

Mensaje Arzobispo Thomas Wensky frente al COVID 19

Queridos feligreses:


Al reabrir nuestras iglesias para la celebración de la Misa y los Sacramentos con el Pueblo de Dios presente y participando activamente,
reconocemos que no podemos eliminar el muy posible riesgo de infección por el nuevo coronavirus o COVID-19. Sin embargo, sus párrocos y
yo estamos comprometidos a reducir el riesgo tanto como sea posible. Reabrimos porque creemos, como Iglesia, que no hay sustitutos para la
recepción de los Sacramentos, y nuestra primera prioridad es ser “el signo de esperanza y el instrumento de salvación de toda la raza humana”.
El martes 26 de mayo, las parroquias volverán a celebrar Misas diarias (desde el 18 de mayo en el condado de Monroe). Sin embargo, se requerirá
el distanciamiento social con una separación de aproximadamente 6 pies entre las personas (excepto los miembros de una familia con el mismo
hogar); a los fieles se les pide que usen una máscara sanitaria y que la mantengan puesta durante la Misa, quitándosela solo para recibir la Sagrada
Comunión. Los himnarios, los misales y el agua bendita serán removidos de la iglesia; y la iglesia y sus instalaciones serán desinfectadas entre
servicios. Los desinfectantes para las manos estarán disponibles en las entradas de la iglesia. Al entrar o salir de la iglesia, y al acercarse al altar
para recibir la Sagrada Comunión, se les ruega que mantengan una distancia social adecuada. Necesitaremos de algún tiempo para acostumbrarnos
a estos arreglos, y, por lo tanto, se les pide que presten atención a los ujieres u otras personas que puedan estar dirigiendo. Después de la Misa,
por favor, no se congreguen en la iglesia o en el exterior, sino diríjanse a sus casas.
Durante la Misa, no se tomen de las manos (por ejemplo, durante el rezo de la Oración del Señor), ni intercambien el Signo de la Paz. Mientras
predique o se encuentre en el altar, el celebrante no usará una máscara sanitaria, pero él y los otros ministros lo harán cuando distribuyan la
Sagrada Comunión. (Si alguien no está de acuerdo con la necesidad de usar una máscara sanitaria, yo le pediría a esa persona que la usara de
todos modos, por respeto y por caridad hacia sus hermanos feligreses.)
El distanciamiento social reducirá el número de fieles que pueden ser acomodados quizás solo en 25 a 30 por ciento de la capacidad habitual de
su iglesia. Sus sacerdotes parroquiales, con el aporte de sus consejos pastorales, planearán adecuadamente, tal vez agregando más Misas al horario
si fuera necesario, o estableciendo algún tipo de “sistema de reservaciones” para garantizar que todos los que deseen asistir puedan hacerlo.
La dispensa de la obligación de asistir a Misa el domingo continúa indefinidamente. El buen juicio y la razón deben guiar su decisión sobre
cuándo deben continuar asistiendo a la Misa dominical.
Si está enfermo o tiene síntomas similares a los de la gripe, quédese en casa. Si es frágil debido a su edad, o es vulnerable debido a una afección
subyacente, o si tiene bajo su cuidado a alguien que lo es, sería razonable que se quedara en casa. Si siente temor, quédese en casa.
Estos feligreses “a domicilio” deben contactar a la rectoría de la parroquia y hacer los arreglos para que se les lleven los Sacramentos.
No vivimos en un mundo libre de riesgos: nunca ha sido así. Hay una cierta cantidad de riesgo que asumimos cuando cruzamos una calle, o
cuando nos subimos a nuestros autos para ir a trabajar, o incluso a la tienda más cercana. Nunca podemos eliminar el riesgo por completo, pero
la prudencia nos ayuda a reducir el riesgo siempre que sea posible. Entonces, cuando cruzamos una calle, vamos a un cruce peatonal y miramos
a ambos lados antes de cruzar; cuando nos subimos a nuestro auto, nos aseguramos de que esté funcionando de manera segura, de que los frenos
funcionen, etc.; y cuando hacemos un giro, utilizamos nuestras señales de giro.
El coronavirus, COVID-19, ha introducido nuevos riesgos en nuestras vidas, y hasta que haya una vacuna ampliamente disponible, no podremos
eliminar completamente los riesgos, pero debemos tratar de reducir esos riesgos con prudencia, siempre que sea posible. Por esta razón, el mundo
entero se “encerró”, practicando la distancia social, lavándose las manos con frecuencia, y permaneciendo prácticamente en casa tanto como
fuera posible. El “bloqueo” tuvo éxito en la misma medida en que la propagación de este virus altamente contagioso se redujo, y nuestros
hospitales no se vieron abrumados por los casos de COVID-19. Sin embargo, todos hemos pagado un precio muy alto, porque todos nos hemos
visto afectados, incluso aunque no todos hemos sido infectados. Nuestras vidas dieron un vuelco: las escuelas cerradas, las reuniones públicas
limitadas, millones de empleos perdidos y, a pesar de estas medidas, muchos miles se han enfermado y muchos de nuestros seres queridos han
muerto.
En la Arquidiócesis de Miami, suspendimos las Misas con la presencia de congregaciones a partir del 16 de marzo. Sin embargo, nunca
“cerramos”: nuestras oficinas parroquiales permanecieron abiertas; nuestras escuelas, nuestras Caridades Católicas, nuestros Servicios de Salud
Católicos, nuestro Centro Pastoral continuaron sus operaciones. Los sacerdotes continuaron llamando a los enfermos, escuchando confesiones y
ofreciendo la Misa todos los días. Mediante la transmisión en vivo de Misas, estudios bíblicos y muchas otras actividades, sus sacerdotes se
esforzaron por permanecer presentes para ustedes, sus feligreses. Y aunque no pudieron celebrar Misas en la iglesia con ustedes en estas últimas
semanas, nunca dejaron de ofrecerle al pueblo de Dios el más importante de sus “servicios esenciales”: el de sus oraciones.
Las autoridades civiles de los Estados Unidos y el mundo están “desbloqueando” lentamente las diversas jurisdicciones bajo su control, incluso
a pesar de que los científicos y los profesionales de la medicina continúan instando a la cautela. El nuevo coronavirus todavía está entre nosotros,
al igual que el riesgo de contagio. A medida que avanzamos para reabrir, la prudencia —la capacidad de gobernarnos y de someternos a la
disciplina mediante el uso de la razón—, debe regir nuestras acciones. No hay sustituto para el buen juicio.
Afectuosamente suyo en Cristo,

 

Monseñor Thomas Wenski
Arzobispo de Miami

9401 Biscayne Boulevard, Miami Shores,

 CONTACTO

 

IGLESIA CATOLICA SANTA BARBARA

6801 West 30th Avenue

Hialeah, FL 33018

PH: 305-556-4442

PH: 305-698-5574

FAX: 305-558-7256

Email: info@santabarbaradn.org  

Siguenos en:

  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook
  • Twitter

Links importantes

Arquediosesis link.jpg

©2020 by Santa Barbara Catholic Church