Divino niño Jesus

¡Tu reinaras hoy y siempre!

Historia de la devoción al Niño Jesús en la antigüedad

Se cuenta que la devoción al Niño Jesús empezó en el monte Carmelo, en Israel, pues a este hermoso monte cercano a Nazaret, iba frecuentemente el Divino Niño acompañado de sus padres (José y María) y de sus abuelitos (San Joaquín y Santa Ana) a pasear y rezar; y que los piadosos que se reunían allí para orar le fueron tomando gran aprecio y cariño al Amabilísimo Niño; después de que el Divino Redentor subió al cielo, los religiosos moradores del monte Carmelo siguieron recordando con gran cariño y devoción al Niño Jesús. Luego cuando los carmelitas se extendieron por Europa, fueron llevando la devoción al Divino Niño por todas partes. Ya en el año 1200 San Antonio de Padua y en el año 1500 San Cayetano, le tuvieron mucha devoción al Niño Jesús y por eso en los cuadros se pinta a cada uno de estos dos Santos llevando en sus brazos al Divino Niño.

 

Pero quienes vinieron a popularizar más la devoción al Divino Niño Jesús fueron Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz en 1550. De Santa Teresa se narra que, subiendo por una escalera hacia un corredor, le pareció ver al Niño Jesús que la saludaba amablemente. Desde entonces la Santa llevó siempre en sus viajes una estatuita del Divino Niño y en todas las casas de su comunidad mandaba colocar y honrar una bella imagen del Niño Jesús, que casi siempre ella misma dejaba de regalo al despedirse.

 

Los padres y las hermanas Carmelitas, siguiendo el ejemplo de sus santos fundadores se han propuesto propagar la devoción al milagroso Niño Jesús, honrando los años de la infancia de Jesús, y por los méritos que Jesús ganó en su niñez, pedir a Dios todos los favores que necesitamos.

Pic 1. Imagen del monte carmelo en el Distrito de Haifa-Israel. Ref: wikipedia.org

Pic 2. San Antonio de Padua. Ref: catholic.org

Pic 3. San Cayetano su nombre inicial fue Gaetano dei conti di Thiene. Ref: catholicsaints.info

La devoción al Niño Jesús en el mundo entero

Alemania

Desde 1697, año en el que un gran misionero recorrió los pueblos llevando una imagen del Divino Niño y explicando los favores admirables que Dios concede a quienes se los piden por los méritos de la infancia de Jesús, la devoción al “Pequeño Grande” como lo llamaba la gente, llenó de fervor los corazones y fueron tantos los favores obtenidos del cielo por esta devoción que se publicó un libro narrando los prodigios obtenidos por los devotos del Niño Jesús.

 CONTACTO

IGLESIA CATOLICA SANTA BARBARA

6801 West 30th Avenue

Hialeah, FL 33018

PH: 305-556-4442

PH: 305-698-5574

FAX: 305-558-7256

Email: info@santabarbaradn.org  

SIGUENOS EN:

  • YouTube
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram