Ser manso y humilde de corazón


Querida comunidad de Santa Bárbara,


Hoy, Jesús nos muestra dos realidades que le definen: que Él es quien conoce al Padre enprofundidad y que Él es «manso y humilde de corazón».

También podemos descubrir aquí dos actitudes para poder entender y vivir lo que Jesús nos ofrece: la sencillez y el deseo de acercarnos a Él. A los sabios y entendidos con frecuencia les es difícil entrar en el misterio del Reino, porque no están abiertos a la novedad de la revelación divina; Dios no deja de manifestarse, pero ellos creen que ya lo saben todo y, por lo tanto, Diosya no les puede sorprender. En cambio, los humildes y sencillos, como los niños en sus mejores momentos, son receptivos como una esponja que absorbe el agua y tienen la capacidad de sorprenderse y de admirarse.

En Dios Padre, Jesús encuentra su reposo, y sucorazón manso y humilde es refugio para todos los que han sido maltratados y agobiados en la vida: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso». Jesús es humilde, y la humildad es hermana de la sencillez. Cuando aprendemos a ser felices a través de la sencillez, las complicaciones se deshacen, las necesidades desaparecen, y al fin podemos descansar.

Jesús nos invita a seguirlo aun cuando padezcamos sufrimientos, porque con El, esa carga es ligera. Además, como decía San Efrén: «las tribulaciones que se sufren por Dios quedan suavizadas por la esperanza».

El discípulo de Jesús pertenece a la clase de la “gente sencilla”. La persona sencilla es sincera un amigo fiel. No espera un beneficio de ti, te quiere por ser tú, independientemente de tu estatus o de tu dinero o de tu físico o de lo que le puedas reportar. Te dice la verdad incluso cuando no es fácil hacerlo porque ser sencillo está muy próximo a ser sincero. La persona sencilla no prejuzga y no juzga; vive coherentemente la fe del Evangelio. Los sencillos son agradables a Dios. Los cristianos, por su sencillez, deben ser mansos y humildes de corazón, a ejemplo del Maestro. Por eso cargan con su yugo, es decir, con su cruz. La cruz no es yugo que oprime, sino llevadera desde el amor y ligera por la esperanza.

Yo personalmente doy gracias a Dios por toda la gente buena y sencilla de Santa Bárbara, que trabajan sin retenciones día a día por el bien de esta querida parroquia.

Con mi bendición paternal,

Padre Alvaro Huertas

 CONTACTO

 

IGLESIA CATOLICA SANTA BARBARA

6801 West 30th Avenue

Hialeah, FL 33018

PH: 305-556-4442

PH: 305-698-5574

FAX: 305-558-7256

Email: info@santabarbaradn.org  

Siguenos en:

  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook
  • Twitter

Links importantes

Arquediosesis link.jpg

©2020 by Santa Barbara Catholic Church